Exposición y color

El tono de color, aunque Photoshop lo trate como un  parámetro independiente, está muy ligado a la luminosidad o a la exposición. Existen colores (como el amarillo, el rosa o el marrón) que sólo existen en un rango de luminosidad determinado, y otros (como el azul o el verde) que cambian su carácter según varía su luminosidad.

Por otro lado, subexponer un poco la imagen o parte de ella mejora la saturación de color.


Este diagrama muestra como varía el tono de color en función de la luminosidad, estando la luminosidad más alta en la parte superior y la más baja en la parte inferior. Algunos colores como el amarillo cambian su carácter (se vuelve marrón), mientras otros como el azul se mantiene.

Esto nos muestra que el aspecto del color está directamente ligado a la exposición. Las sobreexposiciones “lavan” los colores, mientras que las subexposiciones los fortalecen hasta cierto grado, siempre dependiendo del color.

Una forma fácil de pensar en el color es pensando en el modo de color HSB (Tono, saturación, brillo). Llamamos tono al color, aunque no es exacto porque ciertos colores solo existen en un determinado rango de brillo. El amarillo, por ejemplo, nunca podrá llegar a negro.

Para obtener colores con más fuerza se puede subexponer intencionadamente, pero hay que tener en cuenta los límites. Una ligera subexposición mejora los tonos de color, pero una subexposición más intensa solo los oscurece hacia el negro. La sobreexposición reduce las características primarias del color creando tonos más pálidos.

Este tipo de control sobre la exposición puede chocar con otras decisiones sobre la imagen, siendo el ejemplo más típico un atardecer colorido. Se expone al color del cielo a costa de perder detalle en el terreno, por lo que se suelen sacar siluetas. También se puede hacer mezcla de exposiciones.

Si vamos a exponer para un color concreto en la toma, tenemos que tener en cuenta que hay una exposición ideal que nos proporcione la combinación concreta de brillo y pureza que buscamos. Esto es fácil con colores originariamente puros pero es más difícil de juzgar con colores tierra o verdes hierba.

En resumen, hay que tener en cuenta como van a responder los colores respecto de la exposición. Al decidir que queremos de la toma, decidiremos como queremos que aparezca este color, identificando problemas de exposición y tomándolo como tono clave.

El momento de considerar los colores en la exposición es cuando influyen más de lo normal en la toma.

PD: Hacer este diagrama en Photoshop es fácil. Basta con hacer una capa de degradado con toda la gama tonal (viene predefinido en Photoshop, se llama Espectro) en horizontal, y hacer encima otro degradado de blanco a negro en vertical, en modo de fusión Luminosidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: